miércoles, 7 de octubre de 2009

Cacerolas sí, piquetes no

Esta vez no hubo caos vehicular. Es que los que protestaban eran gente de Barrio Norte. No eran muchos pero golpeaban cacerolas y eso, se sabe, da prestigio. La cámara se pone siempre del lado de los buenos. Y los buenos son, en este caso, los «vecinos porteños» que salieron a protestar contra el Gobierno. Una mirada respetuosa y hasta cómplice caracteriza a la cobertura del cacerolazo realizado el 21 de setiembre en Santa Fe y Callao, en contraste con el tono que La Nación suele utilizar para referirse a otro tipo de manifestaciones.
Los caceroleros no sólo tienen derecho a la foto sino también a la identidad. Allí está, por ejemplo, Miguel Jonte, «quien dijo que vive en Barrio Norte y es dueño de un campo». El cronista se acerca a su objeto, le habla y lo escucha. Un gesto del que prefiere abstenerse cuando su objeto porta bombos en lugar de cacerolas, vive en el conurbano y es aficionado al choripán.

Datos personales

marina.garber@gmail.com

Buscar este blog

Seguidores